Humo blanco en el escape

Muy al contrario de cuando se ve salir humo blanco del Vaticano, al salir del escape de un vehículo es señal de averías, y la gravedad dependerá de su espesor. Si es muy denso es algo bastante grave.

Lo más usual es que se deba a fallas en el refrigerante, propiciando daños como grietas del bloque motor, averías en la culata y rotura en su respectiva junta, entre otros problemas; cada uno muy serio y caro. Es preferible no arriesgarse y acudir a un taller cuando note la novedad en el escape.

Principales fallas

Fugas del refrigerante: si de esto se trata el humo, solo saldrá blanco cuando el coche esté circulando, más no antes ni al momento de arrancar. Ocurre cuando el refrigerante se mezcla de alguna manera con algo más, también cuando este se acaba y el coche se recalienta, lo que puede resultar en una avería más grave.

Conjunto de piezas: si el filtro de combustible, la culata y su junta están dañados, o el motor se agrieta o atasca, la cantidad de humo blanco será enorme. El bloque motor agrietado es la peor de todas las averías, se ocasiona cuando el refrigerante se cuela dentro de la cámara de combustión y en los cilindros; además de ser muy cara la reparación, es una avería peligrosa para el coche y para su circulación. Ante estas situaciones detenga el coche de inmediato y llévelo en grúa a un taller.

Cuando esta señal aparece no debe perder mucho tiempo en atenderlo, el pasar de los días agravará el problema y el precio será causa de que usted también se vea grave. El mantenimiento regular es una de las mejores formas de evitar llegar a esto, ya que permite detectar cada falla en su comienzo y no cuando son un combo.

Cuando surgen este tipo de fallas se recomienda no reparar la pieza, sino reponerla a causa de lo delicado de su funcionamiento. Si opta por piezas nuevas del mercado convencional, los costes podrían ser exorbitantes dependiendo de qué repuesto se trate o de si son varios. Una alternativa igualmente buena pero mucho más accesible, son los recambios de segunda mano.

En los desguaces debidamente autorizados puede hallar lo que requiere de buena calidad y con garantía. En función de lo anterior, visite https://www.piezasdesegundamano.es/, en donde, además de cuidar de su bolsillo, conseguirá ahorrar tiempo, puesto que ellos se encargan de ubicar los establecimientos con los cuales pueda resolver su demanda.